ECKHART: MI OJO Y EL OJO DE DIOS SON UN SOLO OJO

“Quien quiera escuchar la eterna Sabiduría del Padre, debe entrar en sí mismo, hacer allí morada y quedarse allí solo.

Hay tres obstáculos que nos impiden comprender la Palabra eterna: lo corporal, la multiplicidad, el tiempo. El que traspasara estos tres obstáculos, moraría en la eternidad y en el espíritu, en la soledad y en el desierto, y no escucharía otra cosa sino la Palabra eterna. Ahora bien, Nuestro Señor dice: “nadie oye mi palabra ni mi enseñanza si no se ha renunciado a si mismo”. Quien en efecto quiera oír la Palabra de Dios debe abandonarse a si mismo por completo. Lo que escucha y lo escuchado son justamente una sola cosa en la Palabra eterna.”

…/… “Dios tiene una gran prisa de que todo nos pertenezca en propiedad como a El le pertenece en propiedad. Y entonces Dios se alegra y deleita en la Plenitud. Este hombre se mantiene en el conocimiento y el amor de Dios, y lo que llega a ser no es otra cosa que lo que Dios llega a ser El mismo. Si te amaras realmente a ti mismo, amarías a todos los hombres como a ti mismo. Mientras haya un solo hombre al que ames menos que a ti mismo, es que tu nunca te has amado verdaderamente a ti mismo. Solo cuando amas a todos los hombres como a ti mismo entonces, en un solo hombre, amas a todos los hombres, y este hombre es Dios y hombre. Esta es la única recta vía por la cual, amándose a si mismo, ama a todos los hombres como a si mismo.”

…/… “Solamente hay una única Unidad y un pura Unión Así el hombre es verdaderamente hombre, y ningún dolor le puede alcanzar, así como tampoco al Ser divino ningún dolor puede alcanzar. En este mismo sentido dije en otro lugar: Hay en el alma una parte que posee de tal manera la naturaleza de Dios que es una con Dios, no que le esté simplemente unida. Es una, nada tiene en común con ninguna cualquier otra cosa, no es nada para la nada. Todo lo que ha sido creado, eso es la nada. Pero esta parte del alma está completamente alejada de todo lo que ha sido creado, y le es extraña. Si el hombre fuera completamente así, sería a la vez increado e increable.; si todo lo corporal y perecible estuviera incluido así en la Unidad, nada entonces no sería otra cosa que lo que es la Unidad misma. Si me encontrara en esta Esencia, aún no más fuera que por un instante, no me preocuparía de mi mismo más que de un escarabajo.

A todas las cosas da Dios de igual manera y, en la medida en que estas cosas emanan de Dios, son iguales; sí, ángeles, hombres, y todas las criaturas salen de Dios en principio iguales. Y quien apreciara las cosas en su fuente primera, las vería completamente iguales. Pero si fueran ya iguales en el tiempo, lo serían aún más en Dios, en la eternidad. …/… En Dios todas las cosas son iguales, y son Dios mismo.

Dios se complace en esta Igualdad donde hace circular juntamente su Naturaleza y su Esencia. …/…. Igualmente para Dios es alegría y delectación encontrar la igualdad, porque puede volcar toda entera su Naturaleza y su Esencia en la Igualdad, siendo que El mismo es la Igualdad.”

…/… “El hombre que se mantiene así en la Voluntad de Dios nada quiere de nada que no sea Dios y lo que es la voluntad de Dios. …/…, toda multiplicidad es para él la Unidad, a condición de permanecer verdaderamente en la Voluntad de Dios. Le fueran adjudicados los tormentos mismos del infierno, tendría gozo y beatitud. Es libre, ha salido de sí mismo; y debe estar desapegado de todo lo que le pueda tocar. Para que mi ojo pueda ver los colores, debe estar libre de todo color. Cuando veo un color azul o blanco, la visión de mi ojo que ve el color, es decir aquello que ve, es idéntico a lo que ven los ojos. El ojo en el que veo a Dios es el mismo ojo en el que Dios me ve. Mi ojo y el ojo de Dios son un solo y único ojo, una sola y la misma visión, un sólo y el mismo conocimiento, un sólo y un mismo amor.

El hombre que se conserva así en el Amor de Dios debería haber muerto a si mismo y a todas las cosas creadas, de tal manera que se preocuparía tan poco de si mismo que de cualquiera que se encontrara a mil leguas. Tal hombre mora en la Igualdad y en la Unidad, ninguna desigualdad entra en él. Tal hombre debe haberse renunciado a sí mismo y haber abandonado el mundo entero.”

Sermón XII

Anuncios

Publicado el 21/08/2011 en CONCIENCIA DE UNIDAD, CONCIENCIA PURA, ESTADOS SUPERIORES DE CONCIENCIA, MEDITACIÓN, TEXTOS. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: