RAMANA MAHARSHI: EL DESPERTAR DEL YO

“Aproximadamente unas seis semanas antes de mi partida definitiva de Madura fué cuando tuvo lugar el gran cambio de mi existencia. El suceso fué totalmente repentino. Estaba sentado sólo un día en el primer piso de la casa de mi tío. Me encontraba en mi estado de salud habitual. Muy rara vez me había encontrado enfermo…/… Pero de repente me asaltó un miedo a la muerte acerca del cual era imposible equivocarse. Sentí positivamente que iba a morir. Todavía hoy no puedo encontrar la razón de este sentimiento en ninguna impresión física (del momento). Y no pude explicármelo tampoco entonces. No me preocupé en aquel momento de descubrir si este temor estaba bien fundado. Sentí que ‘iba a morir’ e inmediatamente me puse a pensar en lo que debía hacer. No tuve cuidado de consultar a médicos o personas de experiencia y autoridad, ni siquiera a mis amigos. Sentí que debía resolver el problema por mí mismo, hic et hunc.

El choque del miedo a morir me volvió de repente introspectivo o ‘introvertido’. Me dije mentalmente a mí mismo, es decir sin pronunciar palabras: ‘¡Y bien! la muerte ha llegado. ¿Qué significa ésto?. ¿Qué es morir?. Es este cuerpo el que muere’. Imité inmediatamente la escena de la muerte. Extendí mis miembros y los mantuve rígidos como si el rigor mortis se hubiera apoderado de ellos. Imité la actitud cadavérica para dar una atmósfera de realidad a mis investigaciones ulteriores. Retuve mi respiración y guardé mi boca cerrada, apretando fuertemente los labios para que ningún sonido pudiera salir. ¡Que ni la palabra Yo ni ninguna otra fueran pronunciadas!.

…/… Pues bien, me dije a mí mismo. Este cuerpo está muerto. Lo llevarán rígido al campo crematorio donde será incinerado y reducido a cenizas. Pero con la muerte de este cuerpo, ¿he muerto yo?. ¿Es el cuerpo el yo?. Este cuerpo es silencioso e inerte. Pero experimento toda la fuerza de mi personalidad e incluso el término ‘Yo’ en mí mismo, aparte del cuerpo. Así pues, Yo soy un espíritu, algo que trasciende el cuerpo. El cuerpo material muere, pero el espíritu que lo trasciende no puede ser tocado por la muerte. Soy, pues, un Espíritu inmortal. Todo ésto no era un mero proceso intelectual. Todo ésto resplandecía  ante mí con una (extrema) vivacidad como la verdad viva, algo que percibía inmediatamente, casi sin razonamiento. Yo era algo muy real, lo único real en ese estado, y toda mi actividad consciente en relación con mi cuerpo estaba centrada sobre ese algo. Desde ese momento el Yo se ha mantenido en el centro de la atención debido a una fascinación todopoderosa. El miedo a la muerte se desvaneció inmediatamente y para siempre. La absorción en el Yo ha continuado desde aquel instante hasta el momento presente. Otros pensamientos pueden ir y venir como las notas diferentes que toca el músico, pero el Yo perdura como la nota de fondo… que acompaña a todas las demás y se funde con ellas…”

Narasimha, B.V.: Self-Realisation. Life and Teachings of Ramana Maharshi

Anuncios

Publicado el 11/03/2011 en CIENCIA VÉDICA, CONCIENCIA CÓSMICA, CONCIENCIA PURA, ESTADOS SUPERIORES DE CONCIENCIA, MEDITACIÓN, TEXTOS. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: