DESCARTES: LA VISIÓN DE LA LUZ DIVINA


“Pero antes de que examine esto más cuidadosamente, y de que pase a considerar otras verdades que se pueden colegir de ello, me parece muy oportuno detenerme algún tiempo en la contemplación de este Dios perfectísimo, de apreciar con toda tranquilidad sus atributos maravillosos, de considerar, admirar y adorar la belleza incomparable de esta inmensa luz , al menos tanto como me lo permita la fuerza de mi espíritu, que permanece de algún modo deslumbrado.

Ya que al igual que la fe nos enseña que la felicidad suprema de la otra vida no consiste sino en esta contemplación de la Majestad divina, así experimentamos desde ahora que una Meditación semejante, aunque incomparablemente menos perfecta, nos hace gozar del mayor contento que  podemos sentir en esta vida”

…/… “Y me parece ya que descubro un camino que nos conducirá desde esta contemplación del Dios verdadero (en la cual están encerradas todos los tesoros de la ciencia y de la sabiduría) al conocimiento de las demás cosas del Universo”.

Meditaciones metafísicas, III y IV

Anuncios

Publicado el 11/03/2011 en ESTADOS SUPERIORES DE CONCIENCIA, MEDITACIÓN, TEXTOS. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: