PLOTINO: LA VISIÓN DEL MUNDO INTELIGIBLE

“En el mundo inteligible la visión se confunde con el objeto visible, el objeto visible es igual que la visión y la visión igual que su objeto. ¿Quién dirá pues lo que es? Aquél que lo ve, es decir, la inteligencia. Incluso aquí abajo,  la visión es luz y, debido a que está unida a la luz, ve la luz, ya que ve los colores. Pero en el mundo inteligible la visión no posee un órgano diferente, se hace por sí misma y no por un órgano ajeno a ella. Es una luz que ve otra luz, la luz que se ve a sí misma.

Esta luz ilumina la mente con sus rayos y la vuelve inteligente, haciéndola semejante a sí misma, la luz superior. Veis en el alma el vestigio de esta luz; imaginad una luz análoga, pero aún más bella, mayor y más clara, y os aproximareis a la naturaleza de la inteligencia y de lo inteligible. Esta iluminación ha dado a la mente una vida más clara, que ya no es la vida generadora; al contrario, hace que la mente se vuelva sobre sí e impide que se disipe, le hace amar el resplandor que está en la inteligencia.

…/… La vida en la inteligencia es dinamismo, es la luz original que ilumina originariamente por sí misma, resplandor vuelto sobre sí mismo, a la vez iluminador e iluminado, inteligible verdadero, que conoce y es a la vez conocido, que se ve a sí mismo, que no necesita de ninguna otra cosa y que se basta a sí mismo para ver: ya que lo que ve es él mismo. Gracias a sí mismo es conocido por nosotros, el conocimiento que poseemos de él es gracias a él. ¿Si no, cómo podríamos hablar de él?. Es de tal modo que, si se percibe claramente a sí mismo, nosotros nos percibimos también gracias a él.”

Enéadas, V, 3, 8

“…/… Allí la vida es fácil, la verdad es su madre y su nodriza, su sustancia y su alimento: ven todo, no las cosas sujetas al nacimiento, sino las cosas que poseen el ser y ellos mismos entre ellas; todo es transparente; nada es oscuro ni resistente; todo ser es visible a todo ser hasta su intimidad; es una luz para una luz. Todo ser contiene en sí todas las cosas y ve todas las cosas en los otros. Todo está en todo, todo es todo, cada ser es todo; el esplendor no tiene límites; cada uno es grande, porque incluso lo pequeño es grande; allí el sol es todos los astros, y cada astro es el sol y todos los demás. Cada ser tiene una característica sobresaliente, pero todas ellas están en él. Allí el movimiento es movimiento puro; ya que posee un motor que no lo altera en su progreso, puesto que el motor no es diferente de él mismo; el reposo no es alterado por el movimiento, porque no se mezcla con nada inestable; allí lo bello es puramente bello, porque no está contenido en lo que no es bello. El suelo sobre el que se avanza no es extranjero: se es el lugar donde se está, el lugar de donde se viene no se abandona al progresar hacia las alturas”.

“…/…Imaginad que nuestro cielo visible, que es luminoso, diera a luz toda esta luz que viene de él: solamente, que aquí, de cada parte diferente viene una luz diferente, y cada una es solamente una parte: allí, cada cosa viene eternamente del todo, y al mismo tiempo cada cosa es también el todo; se puede imaginar como una parte, pero una visión penetrante ve allí el todo”.

Enéadas, V, 8, 4

Anuncios

Publicado el 10/03/2011 en CONCIENCIA DE UNIDAD, ESTADOS SUPERIORES DE CONCIENCIA, FILOSOFÍA GRIEGA, PLOTINO, TEXTOS. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: