HEGEL: LA CONCIENCIA DE LA UNIDAD

“La razón es la certeza de la conciencia de ser toda la realidad, de este modo expresa el idealismo el concepto de la razón.”

Fenomenología del Espíritu, C, V.

“La razón es espíritu cuando su certeza de ser toda la realidad se ha elevado al nivel de la verdad, y es consciente de sí misma como su propio mundo y del mundo como ella misma.”

Fenomenología del Espíritu, C, VI.

“Esta infinitud simple y desnuda, o el concepto absoluto, puede ser llamada la naturaleza última de la vida, el alma del mundo, la sangre vital universal que corre en todas partes y cuyo flujo no es alterado ni impedido por ninguna distinción obstructora, sino que es ella misma cada distinción que surge, así como aquello en lo cual se disuelven todas las distinciones; pulsando dentro de sí misma, pero siempre inmutable, estremecida en sus profundidades, pero sin embargo sosegada. Es idéntica a sí misma, puesto que las distinciones son tautológicas; hay distinciones pero no son nada. Esta realidad  idéntica a sí misma permanece, por tanto, en relación exclusivamente consigo misma.”

“…/… porque aquí la conciencia, por decirlo así, se halla en comunión directa consigo misma, gozando sólo de sí misma. Parece sin duda estar ocupada con otras cosas, pero de hecho sólo se ocupa de sí misma.”

“…/… Al ser esta noción de la infinitud su objeto, es así conciencia de la distinción como a la vez conciencia en la cual se cancela inmediatamente. La conciencia es para sí misma y por su propia relación la distinción de lo que es indistinguible, es autoconciencia. Yo me distingo a mí mismo de mí mismo, y en ello mismo soy inmediatamente consciente de que este factor distinguido de mí no es distinto. Yo, el mismísimo ser, me rechazo a mí mismo de mí mismo; pero esto que es distinguido, que es puesto como diferente de mí, al ser distinguido de mí  inmediatamente no es distinto de mí. La conciencia de lo otro, de un objeto en general, es verdadera y necesariamente en sí misma autoconciencia, reflexión en el yo, conciencia del yo en su otreidad.”

“…/… Elevada por encima de la percepción, la conciencia se revela a sí misma   unida y ligada al mundo suprasensible por medio del campo de la apariencia, a través del cual contempla ese plano que yace más allá de la apariencia. Los dos extremos, uno el de la pura región interior, el otro, ese ser interior que mira esa pura región interior, se han unido ahora; y al desaparecer como extremos, el término medio, la agencia mediadora, como algo diferente de estos extremos, se ha desvanecido también. Esta cortina (de la apariencia), pues, que ocultaba el mundo interior se retira, y entonces el ser interior (el yo) contempla el mundo interior -la visión de la realidad idéntica e indistinguible, que se repele a sí misma de sí misma, se afirma a sí misma como realidad interior distinguida y dividida, pero para la cual inmediatamente no hay distinción entre estos dos factores; esta es la autoconciencia.”

Fenomenología del Espíritu, A, III, 3.

Anuncios

Publicado el 10/03/2011 en CONCIENCIA DE UNIDAD, CONCIENCIA PURA, ESTADOS SUPERIORES DE CONCIENCIA, TEXTOS. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: